Las playas que no te puedes perder si vas a Gijón

Gijón tiene tres playas urbanas que no están nada mal para ir después de haber estado pateando la ciudad, pero en un radio de unos 30 minutos -dirección Avilés- hay varios pueblos con playas prácticamente vírgenes que no deberías perderte. Yo fui a ciegas, sin más guía que la recomendación del recepcionista y su mapa hecho a manubrio. Sinceramente, el tipo no pudo entender mejor lo que yo estaba buscando:

1) Xagó Me emocionó tanto ver una playa tan grande, con tanto acantilado alrededor, y sin una sola casa en 360 grados, que me quité los zapatos, me remangué los pantalones y salí corriendo a meter los pies en el agua. Lo malo es que yo, cuando me emociono, me ciego, y por mucho remangue que le hubiera dado a los pitillo…. no habría podido evitar que se mojaran cuando la ola loca me atacó sin previo aviso.

No, no estaba previsto quedarse en bragas a finales de octubre en Asturias, pero como eran las 11 de la mañana y estábamos a unos 20 grados, lo tomé como la excusa perfecta para poder meterme un poco más adentro.

2) Verdicio Es, claramente, la mejor de la lista. Es una playa fantástica, que la propia orografía divide en dos áreas, y que está ubicada en un pueblo diminuto rodeado de verdes praderas. De lo más bucólico. Vamos, que si llega a salir Frodo de detrás de una paca a pedirnos fuego, me habría parecido de lo más normal. Es perfecta incluso para ir en invierno, sentarse en las colinas que la rodean y ver las olas romper contra las rocas. De hecho yo encontré el lugar que toda adolescente desea para sentarse a llorar sus penas por ese de bachillerato que no le hace caso. Y me senté, claro, lo que pasa es que yo ya no lloro por los bachilleres, así que el efecto no fue el mismo.

3) Bañugues Pssssss… Después de Verdicio como que… psss…  Sin embargo, para viajar con niños sí puede ser una opción interesante, porque está tan cerradita que tiene pinta de que sus aguas son tranquilas hasta en los peores temporales.

4) Luanco No es playa, es puerto, pero el pueblo es muy adorable. El sitio perfecto para ir a dar un paseo y tomar algo refrescante después de haber pasado todo el día con el culo en la arena.

5) Candás Sinceramente, es el pueblo más cercano a Gijón, pero yo no le encuentro el encanto. Un sin más absoluto para Candás.

De regalo: Si quieres recorrerlas todas, puedes empezar por Xangó, y acabar en Gijón, o empezar en Candás – o en Luanco, mejor – y acabar en Avilés. O viceversa todo. Vamos, que está todo cerca y todo merece una visita.

Moraleja: Explora, explora, explora. Con consejo local.
FIRMA-CHARRAN_OK

Leave a Reply