El barro de Morro

morroLlegar a Morro de Sao Paulo, en Ilha de Tinharé, es bastante fácil desde Salvador de Bahía y, una vez allí, dar vueltas y perderse por la costa de pueblo en pueblo es lo mejor que se puede hacer.

Nosotras echamos a andar por la costa desde Morro, hacia el oeste, y así fuimos cruzando calas, rocas y vegetación, y por el camino nos encontramos con una pared que supuraba arcilla, y allí, tímidamente al principio, metimos los pies.

Acabamos por supuesto tumbadas, pringadas hasta las orejas, riéndonos como dos mocosas y mirando de soslayo el cartelillo que alertaba de “peligro de derrumbamiento”.

Pronto vino la cordura y decidimos seguir recorriendo el filo de la isla, nadando al principio, para quitarnos de encima aquel pegote tan teóricamente beneficioso para nuestra piel.

Moraleja: Si el camino tiene mala pinta pero ves pasar a los locales, ve. Te sorprenderás.

De regalo: Evita las excursiones organizadas, te llevan en barco, pero merece la pena dar un paseo, por economía y por intimidad.

FirmaCharran

Leave a Reply