Los ríos en Santa Fé, Panamá

Una de las primeras personas por las que se debería preguntar al llegar a Santa Fé (Panamá) es William el de los tubos. Yo comprendo que suena raro, pero en el pueblo todo el mundo sabe quién es William y qué narices son los tubos.

El muchacho debía de pasar calor cuando era crío y, como todos los niños de Santa Fé, ayer, hoy y siempre, se partía las rodillas saltando por las piedras del río Santa María y dejándose llevar por sus aguas.

Tal vez el vivir tan cerca de la orilla, fue le obligó a inventar -que de todo se aburre uno oiga-. Así que empezó a jugar en el agua con la cubierta de una rueda que sacó de vaya usted a saber dónde. Ahora se conoce cada palmo del río como sus propias manos, y por 5 dólares te lleva dando vueltas aguas abajo, tubo mediante.

Merece la pena por varias razones: es barato, sencillo, divertido y para toda la familia. Pero, sobre todas las cosas, es placentero y relajante. En el camino no escuchas nada que no sea la propia naturaleza, en los tramos tranquilos, y tus uoooos! y yuhuuuus! y aaaaaaas!, en los más movidos.

Es conveniente llevar al menos unos pantalones cortos y una camiseta, porque lo de ir en bikini no es costrumbre por estos lares. Puede parecer que esto le resta atractivo, fundamentalmente porque cuando se viaja con poca ropa, mojarse así a lo tontuno pues… como que no hace mucha gracia, pero cuando tu culo se roce con los pedrolos agradecerás llevar más de una capa de tela sobre las nalgas.

De regalo: Llegar hasta la casa de William es sencillo desde el pueblo, pregunta por él o por el río, está a pocos metros del puente.Palabra de Charrán

One Response to Los ríos en Santa Fé, Panamá

Leave a Reply