La batalla naval de Vallekas

Finales de julio, Madrid. Hace calor. Mucho calor. Te llevan a la Batalla Naval de Vallekas y te hacen feliz. Así de simple.

Esta joven tradición -porque tiene sólo 2 años más que yo, así que es súper joven- nace de la calufa, básicamente. Lo que pasa es que los de Vallekas son un poco como los de Bilbao. Que se lían la manta a la cabeza y no tienen freno. Total, que de unos chavales echándose agua para no morir del sofoco en 1981, los vecinos del barrio han terminado reivindicando un puerto de mar, creando la Cofradía Marinera de Vallecas e inaugurando un paseo marítimo.

Y así, cada verano, desde hace más de 30 -ouch-, y en el marco de las Fiestas del Carmen, vallecanos y vallecanas salen a la calle pertrechados con cubos y pistolas de agua para reivindicar el empoderamiento ciudadano y la autogestión de la vida y de las fiestas. El derecho, en definitiva, al uso y disfrute de los barrios que habitamos. En cada edición se elige, además, una causa concreta que defender en el pregón,-que sí, que también hay pregón y se hace desde un barco- siempre relacionada con la libertad, la igualdad y la justicia social. Pero, sobre todas las cosas, es un encuentro de gente simpática haciendo el canelo y pasándolo bien.

De regalo: La Batalla Naval de Vallekas suele ser a primera hora de la tarde del domingo de las fiestas. Esto es la segunda o la tercera semana de julio. Y justo antes -apunten- hay paellada popular, para coger fuerzas por un precio más que razonable.

Moraleja: ¿Quién dijo que no era posible?

*El himno que suena en el vídeo, por cierto, lo compuso Luis Farnox en el 98. :)

FirmaCharran

Leave a Reply