El mejor ángulo de Estambul

mezquitaAzul1

Una de las veces que mejor alojamiento he elegido en mi vida fue la última vez que visité Estambul. Nos quedamos en un hostal bastante cutrecillo que olía un poco a tubería, pero definitivamente por aquel precio y aquellas las vistas merecía la pena arrugar un poco el hocico al entrar. (El trato que recibimos, además, fue ejemplar).

En plena plaza de Sultanahmet, nos acostábamos cada noche con la mezquita azul como telón de fondo. Cualquier cosa que diga, cualquier descripción que intente hacer, no va a hacerle justicia, así que me limitaré a contaros que nosotros fuimos capaces que quedarnos admirando tremenda construcción durante horas.

Recorres con la mirada su silueta, cada detalle, cada azulejo… y es de tal majestuosidad que no puedes evitar volver a empezar. Y no te puedes creer que sólo tardaran 7 años en construirla, allá por el siglo XVII. Y la vuelves a mirar, y te enamoras para siempre.

Moraleja: Una caja de zapatos en el centro es siempre mejor que un chalet en las afueras.

De regalo: Hotel Petro Palace (lo de hotel y lo de palace es bastante presuntuoso…) Lo de Petrol le va más. 😉

firma

Leave a Reply